El autobús del “odio” reabre el debate sobre la educación sexual

El autobús del “odio” reabre el debate sobre la educación sexual

Los niños tienen pene y las niñas tienen una vulva”, “que no te vayan a engañar, si naces hombre, hombre eres y si eres una mujer seguirás siéndolo”- estos son algunos de los mensajes que pueden leerse fácilmente en los vinilos fabricados con un color naranja, quienes actualmente cubren el autobús de la plataforma dedicada al catolicismo cuya página web es Hazteoir.org, el cual ha recorrido las puertas de diferentes colegios en Madrid este martes quien de acuerdo a un listado al que ha tenido acceso Vozpópuli va a convertirse en gira si las autoridades no le ponen un freno.

Antes de que finalice la semana el vehículo protagonista de dicha polémica tiene dentro de sus planes visitar varios países, entre los que se encuentran: Pamplona, Valencia y Barcelona, lo cual no es más que un periplo cuya fecha final se encuentra prevista para el cercano 12 de marzo en la región de Vitoria; mientras que Manuela Carmen se ocupaba de inmovilizar el autocar en las calles de la capital durante la última hora de la tarde durante este martes, por su parte otros consistorios como por ejemplo Ada Colau cocinaban diferentes “multazos” frente a la posible irrupción del que ya se encuentra bautizado como “autobús del odio”, quien planea circular por las diferentes inmediaciones de algunas escenas catalanas de encanto.

Por su parte el presidente de la plataforma llamado Ignacio Arsuaga ha indicado que no tienen la intención de detener su campaña, debido a que “reconoce un hecho de la biología y además defiende la libertad ideológica, la cual cada vez más se siente amenazada por el lobby gay y sus alcances en los medios y la política”, “el autobús no pretende generar discriminación u ofender a alguien, al contrario este defienda la libertad de expresión ideológica”.

De acuerdo a Arsuaga esta iniciativa que da mucho de qué hablar tiene como principal objetivo difundir el libro “¿Sabes lo que planean enseñarle a tus hijos en el colegio? las leyes de adoctrinamiento sexual”, libro del que se ha vendido aproximadamente 100.000 ejemplares por medio de un correo postal a los colegios del estado, este libro ha tenido diferentes respuestas algunos centros lo apoyan ciegamente mientras que otros lo han criticado.

Aunque esta reciente campaña en contra de la transexualidad de dicha organización ha logrado despertar un profundo rechazo por parte de la mayoría de los agentes en la comunidad educativa, aunque sabes muy bien que los niños actualmente aprenden de sexo descargando porno, cuando se presentó la idea de incluir a la educación sexual como asignatura obligatoria en diferentes colegios, en el cual se encuentra incluido el tema de la diversidad sexual, dicho sector se encuentra muy dividido: los profesores más conservadores se niegan por completo, mientras que los docentes más jóvenes afirman que este tema debe tomarse en cuenta desde temprana edad.

La mayor parte de los centros educativos que apuestan por la acción de impartir clases sobre dicho tema lo hacen de forma transversal en diferentes asignaturas, o en su defecto contratan diferentes fundaciones externas que ofrecen diferentes talleres. “En los colegios trabajamos sobre la educación sexual de forma transversal por medio de diferentes asignaturas, sobre todo desde el plano dedicado a la salud con diversas temáticas que apuntan hacia el tema de forma indirecta, siendo el más común: formas de evitar un embarazo no deseado o las diversas enfermedades de transmisión sexual”- explicó la orientadora educativa Laura Santos.

“Desde diversos institutos se contratan a especialistas de asociaciones o fundaciones que dan talleres o charlas para enseñar a los alumnos las diferentes orientaciones sexuales o afectivas” añade esta profesora de Secundaria en extremadura; la adolescencia no es una edad crítica para hablar de sexo, de hecho es el momento ideal para hacerlo, por ello este autobús no debería ser censurado.

Leave a reply

Your email address will not be published.